No hay prisa por investigar el linchamiento de Gadafi

Gadafi linchado frente a una cámara

Gadafi linchado frente a una cámara

La Corte Penal Internacional, organismo que depende de la ONU, no tiene ninguna prisa por hacer justicia con los autores del linchamiento del líder libio Muamar el Gadafi, quien luego de ser herido por un bombardeo de la OTAN el 20 de octubre de 2011, fue capturado, sodomizado, maltratado y finalmente asesinado. 

La fiscalía del tribunal ha respondido a una solicitud realizada la semana pasada por la hija del líder, Aisha Khadafi, quien reclamó a la corte una investigación sobre las muertes de su padre y de su hermano Mutassim que: 

No investigará de forma inminente la muerte del asesinado líder libio y que esperara a que las autoridades libias avancen en esclarecer lo ocurrido. 

En el comunicado, la Oficina del Fiscal confirma que revisará lo ocurrido en Libia y presentará en mayo de 2012 un nuevo informe ante el Consejo de Seguridad de la ONU y que hará pública “su estrategia con miras a las futuras investigaciones de los crímenes de guerra cometidos en Libia, incluida la muerte de Gadafi”. 

Gadafi era conocido en Libia con los títulos honoríficos de «Líder de la Revolución» o «Hermano Líder y Guía de la Revolución», después de que tomara el poder en 1969, derrocando con un golpe militar al rey Idris I e implantando un gobierno conocido como Yamahiriyya (Estado de las Masas). 

Debemos recordar que a finales de febrero de 2011 la situación política en Libia se deterioró rápidamente, después que, según revelaciones del periodista Franco Bechis, el 21 de octubre del 2010, los servicios secretos franceses prepararon la revuelta de Benghazi, que dio inicio a la guerra civil. Numerosas manifestaciones contra el Coronel Kadafi se sucedieron por todo el país, alentadas por los gobiernos de Occidente. Varios funcionarios de alto rango decidieron desconocer la autoridad del gobierno y sumarse a la insurrección. 

El 7 de mayo de 2011 más de 50 proyectiles lanzados por la OTAN cayeron sobre el complejo que albergaba el palacio de Muamar el Gadafi en el barrio de Bab el Aziza en Trípoli, luego de que el 30 de abril dieran muerte a uno de sus hijos  y a tres de sus nietos menores de edad  en un bombardeo anterior.

El 26 de junio de 2011 la misma Corte Penal Internacional que ahora no se apura por esclarecer el asesinato, emitió una orden de arresto contra Gadafi, que se extendía además a su segundo hijo, Saif al Islam y al jefe de la Inteligencia militar, Abdulá al Senusi. 

El 1 de septiembre, luego de la caída de Tripoli en manos de las fuerzas del CNT, el coronel Gadaffi se dirigió a la nación libia en un mensaje de radio, que fue transmitido por varias emisoras árabes. En el mismo llamaba a sus seguidores a seguir resistiendo contra los rebeldes del CNT y su aliados de la OTAN: 

“No nos vamos a entregar, no somos tontos ni cobardes, somos un pueblo libre vamos a sacrificarnos vamos a convertirnos en mártires”

El 20 de octubre de 2011, Gadaffi, quien abandonaba Sirte, tras una ofensiva de las fuerzas del CNT apoyadas por la OTAN, fue herido por un bombardeo de la Alianza a la caravana de autos en la cual se desplazaba. Capturado por los rebeldes del CNT fue asesinado y su cadáver conducido a Misrata, donde fue exhibido públicamente en una cámara refrigerada, junto al de su hijo Mutassim Gaddafi y el exjefe de la fuerzas armadas Abu Bakr Younu Jabr; para finalmente ser sepultado en una tumba anónima en el desierto.

Muamar el Gadafi siendo mostrado en una instalación en Misrata tras ser asesinado

El exlíder libio Muamar el Gadafi siendo mostrado en una instalación en Misrata como trofeo de guerra de los rebeldes, tras ser asesinado.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.