Un 30 de enero

Quiso el destino que un 30 de enero (separados todos por varios años entre si) naciera en los Estados Unidos quien llegaría a ser el trigésimo segundo presidente de ese país, llegara al poder un hombre que provocó la muerte de millones de personas y fuera asesinado un gran pensador y político indio.

Franklin Delano Roosevelt

Franklin Delano Roosevelt

La vida es así, y es por eso que un 30 de enero de 1882 Franklin Delano Roosevelt, uno de los más brillantes de los políticos norteamericanos, guió a la nación en la época más convulsa de su historia cuando, a la mayor crisis económica, se sumó la Segunda Guerra Mundial.

La crisis económica de 1929 y su apuesta por una nueva política, el conocido como New Deal (nuevo trato), le hizo ganar la confianza de los estadounidenses en las elecciones de 1932 derrotando al candidato republicano Herbert C. Hoover, y convirtiéndose en el presidente de Estados Unidos de América por el Partido Demócrata. Su política económica New Deal consistió en estimular el gasto público mediante inversión en infraestructura, durante sus primeros años de gobierno ejecutó todo tipo de proyectos como hidroeléctricas, carreteras, escuelas y en general todo tipo de obras públicas, modernizando significativamente el país.

Adolf Hitler

Adolf Hitler

Cincuenta y un años después del nacimiento de Roosevelt, el militar y político alemán de origen austriaco, líder, ideólogo y miembro original del Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores, Adolf Hitler, asumía la Cancillería del Reich, un paso de avance para convertirse en Führer. En ese primer instante la mayoría del pueblo alemán sintió júbilo. Cerca del 90 % de los protestantes alemanes, teólogos y sacerdotes, se felicitaron y agradecieron a Dios por la “buena nueva”.

Con el apoyo de la oligarquía alemana obtuvo el poder político que necesitaba, Hitler llegó a obtener el apoyo y convencer a la mayoría de los alemanes de que el era su salvador de la economía ante de la depresión, del comunismo, el «judeo-bolchevismo», y el Tratado de Versalles, junto con otras minorías «indeseables». Los nazis eliminaron la oposición a través de un proceso conocido como Gleichschaltung.

Posteriormente el “salvador”, llevó al mundo a la Segunda Guerra Mundial, conflicto bélico que provocó la muerte de millones de seres humanos.

Mahatma Gandhi

Mahatma Gandhi

Quince años después de este suceso, Mohandas Karamchand Gandhi, Mahatma Gandhi, o simplemente Gandhi, era asesinado por un fanático integrista hindú que disparo varias veces sobre él. Gandhi figuró abiertamente al frente del movimiento nacionalista, instaurando métodos de lucha social como las huelgas mientras rechazaba la lucha armada para alcanzar sus propositos, por esto fue convertido en líder de la no-violencia. Encarcelado en varias ocasiones por los ingleses, pronto se convirtió en un héroe nacional. Vivió en una pobreza sin paliativos, jamás concedió prebendas a sus familiares, y rechazó siempre el poder político, antes y después de la liberación de la India.

Así quiso la suerte que estas tres personas, tan diferentes entre si, entraran a la historia por distintos mot6ivos un día 30 de enero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.