Google se une a Twitter en la censura de contenidos

El acceso a la información es el fundamento de una sociedad libre.

Esta frase la pronunció un portavoz de Google, la empresa con sede en Mountain View, California, responsable del famoso motor de búsqueda Google. Con las glorias se olvidan las memorias, repite muy a menudo mi señora madre y al parecer Larry Page y Sergey Brin para nada recuerdan sus orígenes en un humilde garaje, ¡que tiempos aquellos chicos!

Pues nada, que ahora los muchachos del país que se dice dueño de la verdad absoluta en cuanto a libertad de expresión, decidieron unirse al popular sitio de microblogs Twitter, quien aseguró a inicios de año que

“podría censurar determinados contenidos para ciertos países.”

aunque estos contenidos estarían disponibles para el resto del mundo, decisión ampliamente criticada por Reporteros Sin Fronteras y otras organizaciones de derechos civiles que abogan por la libertad de expresión. La compañía aclara que sólo eliminarían los contenidos si las autoridades locales fueran los solicitantes.

BloggerA mediados de enero Google anunció una serie de cambios en Blogger, su plataforma libre para crear blogs y posteriormente explicó que se iban a ir cambiando el dominio de los blogs, de “.com” a los respectivos sufijos locales: .es en España, .fr en Francia, .it en Italia…

Google explica en la sección de ayuda para Blogger los motivos de esta migración a dominios locales:

Promover “la libertad de expresión y la publicación responsable” y proporcionar “una mayor flexibilidad para cumplir las solicitudes de eliminación válidas según la ley local”. Además, la compañía va a poder gestionar las retiradas de contenidos para cada país, algo que “limitará el impacto a un menor número de lectores”.

La compañía añade que los contenidos retirados por incumplir la legislación de un país concreto sólo desaparecerán de los dominios de país correspondiente.

Ya los cambios se aplican en Australia, Nueva Zelanda y la India, pero esto es sólo un primer paso para extenderlos a todo el mundo.

Google redirige a la URL específica del país. Por ejemplo, si estás en la India e introduces la dirección [nombreblog].blogspot.com ya no llegas al blog en Estados Unidos, sino al dominio para ese país [nombreblog].blogspot.in.

Blogger es un servicio que nació en 1999 y fue adquirido por Google en 2003.

Pero, ¿que puede esconderse detrás de todo esto?

Muy sencillo, recordemos los cables difundidos por WikiLeaks y llevados por millones de personas del mundo a sus blogs y a las redes sociales. Ahora sólo es necesario que el gobierno de los Estados Unidos solicite suprimir esos contenidos de twitter y millones de norteamericanos no podrán enterarse de que sus hijos, hermanos o vecinos mueren diariamente en guerras sin sentido por todo el mundo o que cometen crímenes y vejaciones de todo tipo contra las personas a las que supuestamente han ido a “regalarles” una democracia basada en bombas y cohetes.

Si los países miembros de la OTAN así lo solicitan, ya quienes escriban sobre bombardeos y linchamientos como los cometidos por las hordas guerrilleras del CNT en Libia, apoyados por los aviones de la OTAN, no podrán hacerlo nunca más en Blogger, ya que serían inmediatamente censurados.

Pero aunque a otros países les parezca algo novedoso, la censura de Google y las redes sociales no es nada nuevo. Aunque el buscador de Google recibiera en 2008 el Premio Príncipe de Asturias en la categoría de Comunicación y Humanidades, según el jurado, entre otras virtudes, por su

«contribución decisiva al progreso de los pueblos, por encima de fronteras ideológicas, económicas, lingüísticas o raciales»

como toda empresa estadounidense, se rigey no  por las leyes de ese país, algunas tan absurdas e irracionales como las que sustentan el criminal bloqueo contra Cuba, que impide, entre otros aspectos, que la Isla pueda acceder legalmente a muchos servicios del buscador.

Incluso en marzo de 2010, el blog publicado sobre la plataforma Blogger, La Isladesconocida, del escritor y ensayista cubano Enrique Ubieta, había sido censurado por Google cuando los administradores del portal inhabilitaron el acceso a la bitácora y bloquearon la cuenta en GMAIL a nombre de Ubieta. El escritor denunciaba con sus escritos la brutal campaña contra Cuba desatada sobre supuestas violaciones de los derechos humanos enla Islay había publicado unas horas antes el artículo “Demonizar a Cuba”, impecable argumentación de los trasfondos políticos que sostienen la nueva arremetida mediática..

Servicios como Google Earth, Google Desktop Search, Google Code o Google Toolbar no son accesibles desde Cuba, y no por ser bloqueados por el gobierno cubano como muchas veces pretenden los enemigos de la Revolución, sino por la propia compañía que en virtud de las leyes del bloqueo nos impiden ver mapas satelitales mundiales, poseer herramientas avanzadas para encontrar información almacenada en la computadora, diseñar estructuras en tercera dimensión, hacer publicidad online buscar códigos Open Source o libre a través de Internet.

Es irónico apreciar como supuestas facilidades para el uso de software “libre” son negadas a una reducida lista de países entre los que se encuentra Cuba. Tampoco puede ser descargado el navegador  Google Chrome desde su página oficial.

Página a la que redirige Google cuando desde Cuba se intenta acceder a alguno de los servicios prohibidos por ellos para este país.

Por si fuera poco, el 12 de enero de 2011 el sitio cubano Cubadebate recibió una notificación del centro técnico de Youtube -propiedad de Google- en el que se le comunicaba que se cerraba la cuenta de su página en esa red social debido a una denuncia por infracción del copyright.

Ante una reclamación de la persona que filmó el acto donde el ex agente de la CIA Luis Posada Carriles anunciaba que este año estaría en Cuba y exigía pago por sus servicios -entre estos últimos la voladura de un avión civil cubano que costó la vida a 73 personas-, diligentemente Google desactivó el sitio de Cubadebate en Youtube. En ese momento, el canal tenía más de 400 vídeos y 1,6 millones de descargas, desde su apertura.

Rosa Miriam Elizalde, editora de Cubadebate, aseguró a agencias de prensa acreditadas en La Habana:

“Si Cubadebate está violando los derechos de autor, entonces Google tiene que cerrar todo YouTube, que es la meca de la piratería en Internet. De hecho, hay un montón de videos en Youtube que están utilizando las imágenes robadas de Cubadebate.”

Amigos de Cubadebate en Facebook crearon entonces la página “No más censura en Youtube restablezcan Cubadebate“. Al espacio llegaron cientos de adhesiones y opiniones de todo el mundo que expresaron su solidaridad con Cubadebate, sin embargo, luego de poco tiempo, la página era ilocalizable. Sin embargo en cuestiones de minutos se abrieron dos nuevos espacios en Facebook que reclaman la restitución del canal de videos cubanos y exigían a Facebook que explicara la nueva arbitrariedad.

También el Canal Habana, telecentro provincial de La Habana, se vio obligado a abrir una nueva página en Facebook al ser cancelada la existente con más de 5 300 seguidores. La anterior había sido cerrada sin ninguna explicación.

Aunque los propios Google y Twitter están en contra del proyecto de ley  SOPAdeclarando abiertamente que de aprobarse este cambiaría por completo el concepto que se tiene de Internet, no son nada tímidos en tomar unilateralmente decisiones totalmente en contra del sentido libre de Internet y de la libertad de expresión.

Pero para intentar quedar bien con todo el mundo, Google ha indicado una vía para, al menos por el momento, poder saltarnos las restricciones locales y ver el contenido retirado. El periódico El País nos pone como ejemplo, que si en Alemania un juez solicita retirar un contenido a favor del nazismo, este no se verá a través del domino unblog.blogspot.de pero sí si se entra en unblog.blogspot.com y se añade al final de la dirección /npr. De esta manera se puede, desde dentro de Alemania, pasar por encima de la ley local.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.