Nebulosa Carina en todo su esplendor

La Nebulosa Carina, fotografiada en luz infrarroja por la cámara HAWK-I del Very Large Telescope de ESO

El Observatorio Europeo Austral ha dado a conocer la imagen infrarroja más detallada de la Nebulosa Carina que se ha logrado hasta el momento.

Situada a 7 500 años luz de La Tierra, la nebulosa de Carina, posee gran actividad. Incontables estrellas están naciendo entre sus brillantes nubes de polvo y gas. Con varios millones de años de edad, en esta nebulosa – conocida tabién como “La quilla” y que forma parte de la antigua constelación de Argo Navis (el navío Argo) que la Unión Astronómica Internacional dividió en cuatro componentes: Carina (la Quilla), Vela (la Vela), Puppis (la Popa) y Pyxis (el compás o la brújula) – han surgido algunas de las estrellas más densas conocidas por los astrónomos.

En la parte inferior izquierda de la fotografía se encuentra la muy inestable estrella Eta Carinae, que los astrónomos creen que un día explotará convertida en una supernova, momento en el que por breves momentos brillara con más intensidad que cualquier otro cuerpo de nuestra galaxia.

Constelación Argo Navis

Constelación Argo Navis (Representación)

Repartidas por toda la foto se observan gran número de pequeñas manchas oscuras: se trata de enormes nubes de polvo de las estrellas nuevas que apenas están comenzando a brillar.

Esta imagen de Carina se ha logrado a partir de un mosaico de cientos de imágenes individuales de la European Southern Observatory Very Large Telescope (VLT) de ESO, y es sin dudas la imagen más completa de la Nebulosa de Carina se haya logrado utilizando longitudes de onda infrarroja de la luz.

El VLT se encuentra a una altitud de 2 500 metros, en la parte superior del monte Paranal en el desierto de Atacama en el norte de Chile. Este desierto seco, polvoriento y casi desprovisto de vida es un lugar perfecto para observar el cielo: Por la noche, el aire seco permite que el VLT puede realizar un buen seguimiento y medir las estrellas, agujeros negros y planetas con una precisión exquisita a través de sus cuatro observatorios individuales. En el corazón de cada observatorio se encuentra un espejo de 8 metros hecho de una sola pieza de vidrio pulido.

Las imágenes infrarrojas de la Nebulosa Carina, tomadas por el equipo de Thomas Preibisch, del Observatorio de la Universidad de Munich, han revelado muchas características nunca antes vistas que ocuparán a los científicos por varios años. Las estrellas amarillas en la izquierda de la imagen, por ejemplo, no se puedne ver en la luz visible, como otras cientos de miles de estrellas más débiles dispersas a través de la nebulosa.

Los resultados completos se describen en un artículo de investigación publicado el miércoles en la revista Astronomy & Astrophysics.

Con información de The Guardian

Deja un comentario

Your email address will not be published.