Athletic – Barça, final histórica en la Copa del Rey

Los dos equipos más coperos de España, el Barcelona FC (25) y el Athletic Club de Bilbao (23), serán los finalistas de la Copa del Rey, luego de superar al Valencia y al eléctrico Mirandés, respectivamente, en la fase anterior. En seis finales se han visto las caras los blaugranas y los leones de San Mamés, con cuatro victorias para los culés y dos para los vascos.

athletic - Barca escudos

Athletic – Barça, el duelo en el tiempo

La primera vez que se cruzaron en una final de Copa fue en una tarde de 1920, hace casi cien años. Aunque el Barça ganó el partido 2 – 0, el resultado se vio muy influenciado por una “rara” decisión del árbitro, que luego de pitar un penal a favor del Athletic lo anuló por invasión del área y sancionó infracción favorable al Barça.

El Athletic cobró venganza por un estrecho 1 – 0 más de diez años después, en 1932, jugando en la antigua sede del Real Madrid, el estadio Chamartín. Ese mismo año la Copa cambió de nombre debido al cese de la monarquía española y comenzó a llamarse Copa del Presidente de la República, nombre que mantuvo hasta 1939 en que el vencedor de la Guerra Civil Española impuso la Copa del Generalísimo.

Una década después, en 1942, jugaron su tercera final. En un partido épico, el Athletic que perdía 3 – 1 a nueve minutos del final, logró un empate in extremis sólo para morir en la orilla, pues el Barça marcó en tiempo agregado y terminó por ganar 4 – 3.

En la temporada de 1952/ 53 volvió a ganar un poderoso Barça, que venía de llevarse, además de la Liga, las dos anteriores ediciones de Copa. A pesar de eso el resultado fue un chiquitico, 2 – 1 para los blaugranas.

Treinta años debieron esperar los bilbaínos para poder conseguir su segunda victoria copera ante el Barça. Lo lograron en el nuevo estadio Santiago Bernabéu por la mínima 1 – 0, en un partido que se recuerda menos por el resultado que por la soberana tángana que armó Diego Armando Maradona.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=Zub7XaN2BbM&w=500]

Hace tres años, en 2009, se dio el último duelo, en él un Barça que estaba como nunca goleó 4 – 1. Esta ha sido la única goleada que se ha dado entre ambos equipos en las finales de Copa que han disputado; no así en otros partidos oficiales, en los cuales se han producido abultados resultados como el 7 – 0 a favor del Barça en la Liga 2000/01 o la soberana paliza de los leones de San Mamés 12 – 1, también en liga, pero en el ya añejo 1931.

La venganza del Madrid

El Real Madrid ha hecho suyo aquello de que “la venganza es un plato que se come frío” y está haciendo pasar malos ratos al Barça, y de rebote al Athletic, al negarse a prestar el Santiago Bernabéu para la final de la Copa del Rey. Aunque los merengues ofrecieron algunas razones lógicas, como que no deseaban comprometer su campo al día siguiente de las celebraciones en caso de ganar la Liga de Campeones; que tienen reformas planificadas o que se juega por esa fecha la promoción de Segunda B a Segunda en la que puede estar el Castilla, en realidad el asunto tiene cierto tufillo de rencor de comadre.

Todo parece indicar que los blancos se la están cobrando al Barça por negarles el Camp Nou y obligarles a jugar en el Lluis Companys – con pista de atletismo incluida – la final de Copa del Rey que perdieron ante el Zaragoza en 2004; además de que a los madridistas no les hace ninguna gracia que sus archirrivales puedan celebrar como campeones en su césped: un premio de consolación que disfrutarían mucho los barcelonistas, cuando parece que ya la Liga está decidida.

De todos los federativos e íconos del madridismo el único que ha parecido sincerarse ha sido Guti, quien a cajas destempladas ha expresado lo que más o menos piensan todos los seguidores del equipo blanco:

Nunca la final en el Bernabéu. ¿Por qué el Madrid no pudo jugarla contra el Zaragoza en el Camp Nou?

Como sea, la Federación Española ha dicho que de Madrid nada de nada, que ahí no se juega la final. Aunque tanto barcelonistas como bilbaínos insisten en que sólo el estadio de los blancos podrá satisfacer sus necesidades. El presidente del Athletic, por ejemplo ha expresado claramente sus intenciones de perseverar al declarar:

Representamos a una masa de aficionados importante que necesita un escenario con mucha capacidad. El Bernabéu es el ideal.

Por su parte, el portavoz del Barça ha echado gasolina al fuego al decir que para el

Bernabéu debería ser un honor recibir esta final

Ante el anuncio de la Federación el Valencia ofreció el Mestalla, pero es casi seguro que no se juegue ahí debido a la limitada capacidad de las gradas, incapaces de alojar a los aficionados de dos de los clubes más grandes de España. Excluido el Bernabéu, sólo el Camp Nou y el Estadio de la Cartuja, en Sevilla tienen suficientes butacas para lo que se les viene encima; pero Sevilla queda muy lejos, tanto de Barcelona como de Bilbao y no es una opción que le agrade a ninguno de los clubs. Por otra parte, no es habitual jugar en territorio no neutral; pero es una opción a considerar.

El pronóstico

Se espera un partido difícil, el Athletic es un equipo rocoso, de tradición, con buen juego aéreo y que espera aprovechar a un Barça que en esta temporada se ha mostrado “muy derrotable”, incluso por equipos de menos casta como el Osasuna o el Getafe. Por eso, si hace tres años las apuestas eran 100 a 1 por el Barcelona, ahora hay que ser más cauteloso al darlo como seguro ganador.

Llorente y Messi, las grandes estrellasAsí y todo, pienso que gana el Barça. Si miramos el desempeño dentro de la misma Copa del Rey, el Barcelona tuvo un cuadro de rivales mucho más difíciles: tuvo que sacarse del camino al Madrid y al Valencia, que solos pesan más que juntos el Oviedo, el Albacete, el Mallorca y el Mirandés, que le tocaron al Athletic. En la Liga también el Barça ha estado mejor y marcha segundo, sólo superado por el Madrid, al que al parecer este año no le gana nadie; mientras los vascos están apenas raspando los puestos de la Europa League.

La presión – tanto como se puede entender la presión a estos niveles monstruosos del fútbol – está por las dos partes: El Barça sabe que tiene la Liga negra con pespuntes negros y necesita la Copa del Rey, para al menos poderle disputar al Madrid (hipotéticamente) la próxima Supercopa de España y soñar con desquite. Además, la Champions es dura e impredecible y los seguidores de los blaugranas necesitan que su equipo gane al menos la Copa del Rey. Menos sería casi catastrófico después de haber ganado tanto.

Los leones, por su parte, saben que esta es su oportunidad de demostrar que no son un grande venido a menos, y de ganar algún título de importancia, algo que le es bastante esquivo hace tiempo. Tienen en su contra el juego del Barça que es generalmente demoledor ante un esquema de juego de poco toque como el del Athletic. Al final, opino, que sus posibilidades no radican tanto en la fortaleza de su juego – que es muy fuerte, no confundir – como de la forma en que se presente el Barcelona. Si los blaugrana vienen enchufados, entonces habrá matanza de leones, cualquiera sea el escenario; si viene el Barça que se enfrentó al Osasuna o al Getafe, entonces bien pueden imponerse los del Athletic. Si tuviera que expresar matemáticamente mi opinión, sería 60 – 40 para el Barça.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.