El bienhechor de José Martí

José María Sardá_Protector de José MartíEn las biografías martianas, en el capítulo que refiere los años juveniles del Héroe Nacional de Cuba, se hace siempre mención a un catalán. Es don José María Sardá, el rico arrendatario de las canteras de la Isla de Pinos, quien con su generoso corazón trató y logró paliar la dolorosa situación, en lo espiritual y material, que sufría el joven Martí. En su Martí el Apóstol, Jorge Mañach evoca el encuentro en la finca El Abra.

Sardá parecía un hombre bueno…Una tarde pasó por “La Criolla” y preguntó por Martí. Le vio las mejillas secas, los ojos enrojecidos. Le puso la mano en el hombro; habló aparte con el brigada. Desde ese día Pepe se vio tratado con cierto miramiento.

A la semana lo trasladaron a la fortaleza de La Cabaña. Amigo del Capitán General, pudo el rico catalán – a instancias tal vez de Don Mariano – lo que no habían podido las imploraciones de Doña Leonor. Pepe fue indultado de presidio. Lo confinarían provisionalmente a la Isla de Pinos, bajo la responsabilidad del propio Sardá, mientras se consideraba su deportación a España.

Tomado de Catalanes en Cuba. Juan E. Friguls Ferrer. Publicigraf. La Habana. 1994.

Finca Museo El Abra en Isla de Pinos, donde fue deportado José Martí

Finca Museo El Abra en Isla de Pinos, donde fue deportado José Martí

1 comentario

  1. Great post!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.