La paz es ¿la guerra?

Ellen Johnson Sirleaf, Leymah Gbowee y Tawakkol Karman, ganadoras del Nobel de la Paz en 2011

Un total de 188 personas y 43 organizaciones conforman la lista de aspirantes al Premio Nobel de la Paz. Ser nominado no resulta mérito, porque es muy sencillo, dado que miles de personas en el mundo gozan de la potestad para seleccionar a sus candidatos “preferidos”. La lista es secreta durante 50 años, salvo que los “padrinos” decidan hacer público su apoyo.

Según dejó estipulado Alfred Nobel en su testamento, redactado hace 117 años, el premio, administrado por el Comité Nobel Noruego y entregado por un comité de cinco personas que son elegidas por el Parlamento Noruego, se debía otorgar:

A la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz.

La práctica ha demostrado que el Comité Nobel se aleja cada día más de los principios dictados por el benefactor de estos premios, ya que el Nobel de la Paz no es un premio a la defensa del medio ambiente, de los derechos humanos ni de la democracia, y mucho menos debe ser un instrumento político, a favor o en contra de un determinado régimen.

Las autoridades suecas actualmente investigan si el comité noruego está cumpliendo a cabalidad su cometido, sobre todo tras las críticas reiteradas del jurista noruego Fredrik Heffermehl, autor del libro La Voluntad del Nobel. Mucho ha llovido desde que Frédéric Passy y Jean Henri Dunant recibieran el primer Premio Nobel de la Paz en 1901. El primero por ser uno de los principales fundadores de la Unión Interparlamentaria y el segundo por su rol en la creación del Comité Internacional de la Cruz Roja.

La caja de Pandora de las controversias sobre la fiabilidad del otorgamiento de los Nobel de la Paz, se destapó en 2010 cuando el chino Liu Xiaobo fue galardonado. Ese año el Comité tenía entre sus alternativas a Malalai Joya, una pacifista que abogaba por el fin de la ocupación en Afganistán y los derechos humanos en ese país, Uri Avnery luchadora israelí por los derechos de los palestinos y su compatriota Mordejái Vanunu, quien aboga por el desarme nuclear total.

Es curioso como Xiaobo, condenado a 11 años de cárcel el 25 de diciembre de 2009 por un tribunal de Beijing acusado de violar la ley de China y participar en actividades destinadas a derrocar el gobierno, recibiera el premio, acción que motivó  severas críticas, entre ellas las del abogado noruego Fredik S. Heffermehl:

en lugar de la cooperación y el diálogo, este año el Comité Nobel ha promovido la controversia y la mala voluntad

El autor del libro “Los Premios Nobel de la Paz: Lo que Nobel realmente quería“, también destacó:

Un grupo ( Comité Nobel) que ha demostrado tal desconocimiento de las ideas modernas sobre la construcción de la paz está descalificado y debe dimitir inmediatamente.

El Premio de la Paz de 2010 refleja que la mentalidad de esa gente aún se asienta en el paternalismo occidental y la Guerra Fría.

Como señal de protesta, 19 países no asistieron a la ceremonia de entrega de los premios en 2010.

Mario Vargas Llosa

Las críticas de Heffermehl coincidieron con las del presidente boliviano, Evo Morales, quien dijo que el Premio Nobel de la Paz nunca sería para “anticapitalistas” o “antiimperialistas” y tildó de “sospechosas” la premiaciones de Liu Xiaobo en ese apartado y del escritor peruano Mario Vargas Llosa en Literatura.[ref]Evo Morales: Nobel de la Paz nunca es para “anticapitalistas”[/ref]

En 2009 el presidente norteamericano Barack Obama obtenía el Premio Nobel de la Paz, lo que llevó al conocido cineasta Michael Moore a escribir en carta abierta al presidente que ya tenía el premio, pero que aún debía merecerlo. Obama, quien solo hacía unos meses que había llegado a la Casa Blanca, al recibir el premio pronunció un discurso inspirado en las palabras del escritor George Orwell, donde declaró:

«la guerra es la paz»

Fiel a su discurso, en diciembre de ese año anunció el envío de 30,000 soldados suplementarios a Afganistán. Mas tarde apoyó la invasión de la OTAN a Libia y continuó con la política genocida del bloqueo contra Cuba, al tiempo que ordenaba el asesinato de Osama Bin Laden. Obama es el cuarto presidente de los Estados Unidos en recibir la distinción.

Teddy Roosevelt fue el primero en la lista, cuando en 1906 lo obtuvo por su “exitosa labor de mediación para finalizar la Guerra Ruso-Japonesa y su interés en el arbitraje, habiéndole proporcionado al Tribunal de Arbitraje de La Haya su primer caso”

Roosevelt en su segundo mandato como presidente dijo que:

la expansión de pueblos de sangre blanca o europea durante los pasados cuatro siglos se ha visto amenazada por beneficios duraderos para los pueblos que ya existían en las tierras en que ocurrió dicha expansión.[ref  name=”noam”] “Pacificación” presidencial en América Latina[/ref]

Por lo tanto, era inevitable y en gran medida deseable para la humanidad en general, que el pueblo estadounidense terminara por ser mayoría sobre los mexicanos al conquistar la mitad de México”, además de que estaba fuera de toda discusión esperar que los (texanos) se sometieran a la supremacía de una raza inferior.

Utilizar la diplomacia de los barcos artillados para robarle Panamá a Colombia y construir un canal también fue un regalo para la humanidad.

Woodrow Wilson

El 28º Presidente de los Estados Unidos de América, Woodrow Wilson, lo recibió en 1919, después de ordenar en 1915 una invasión a Haití que mato a miles de personas dejando el país en ruinas. También ordenó invadir a República Dominicana dejando en ambos países como legado, décadas de gobiernos corruptos que practicaron la violencia y trajeron miseria a la población. Pero bueno, al menos Wilson había sido fundador de la Sociedad de Naciones, ¿qué importa un poco de sangre derramada?

Jimmy Carter lo obtuvo en 2002, a pesar de que su administración respaldó el régimen del dictador nicaragüense Anastasio Somoza y luego se mantuvo en el país a una Guardia Nacional entrenada en Estados Unidos.[backref name=”noam”]

En 26 ocasiones personas o instituciones norteamericanas han recibido el Premio. Otro “ilustre” ¿norteamericano? que lo ha obtenido, es el ex Secretario de Estado Henry Kissinger, de quien el escritor recientemente fallecido Christopher Hitchens, escribiera en su libro The Trial of Henry Kissinger (Juicio a Kissinger):

el ex secretario de Estado Henry Kissinger —venerado como un jefe de estado, invitado y admirado por los grandes de este mundo— debe ser procesado por crímenes contra la humanidad.

El Premio Nobel de la Paz ha sido otorgado a 98 personas y a 20 organizaciones desde su creación, siendo recibido por el Comité Internacional de la Cruz Roja en tres ocasiones y la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en dos.

El nombre de los laureados será anunciado en octubre y el premio entregado el 10 de diciembre, aniversario de la muerte de Alfred Nobel. Pero una vez más se enciende la polémica, cuando entre los candidatos encontramos al ex presidente estadounidense Bill Clinton, la ex primera ministra ucraniana Yulia Timoshenko y los contrarrevolucionarios cubanos Oswaldo Payá y Yoani Sánchez.

La administración Clinton autorizó el uso de la fuerzas armadas en Somalia en 1993, que se camufló ante la opinión mundial y la ONU como humanitaria y llevó al mayor desastre para los Rangers y Boinas Verdes del Ejército luego de que tras 13 horas de combate, 18 efectivos estadounidenses murieron, más de 80 fueron heridos, 20 fueron hechos prisioneros al intentar capturar al líder guerrillero Mohammed Farah Ahidid.

En 1995 apoyó los bombardeos de la OTAN en Sarajevo, sin que esta medida punitiva fuera aprobada por la ONU y un año más tarde el bombardeo en la llamada guerra de Kosovo. Luego de los bombardeos conjuntos de la OTAN 100.000 o más serbios fueron eliminados. En su mandato mantuvo la criminal política de bloqueo económico contra Cuba. Firmó la Ley Helms-Burton que legalizó el recrudecimiento de las acciones políticas y económicas de esa potencia contra la Isla.

Timoshenko, la ex primera ministra ucraniana, se encuentra en prisión por abuso de poder y provocar pérdidas al estado.

Sobre los contrarrevolucionarios Oswaldo Payá y Yoani Sánchez, ya nos hemos referido en otros artículos. Baste decir que el primero es líder de la organización contrarrevolucionaria Movimiento Cristiano Liberación (MCL) y principal impulsor del llamado Proyecto Varela, financiado desde el exterior, con la participación activa de la Sección de Intereses Estados Unidos en La Habana (SINA), y ha sido detenido en varias ocasiones por sus actividades contrarrevolucionarias. En abril de 2002, no vaciló en apoyar a los miembros de la junta fascista responsable del golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez de Venezuela, mediante una carta abierta. En dicho correo, felicitó profusamente a los autores del golpe de fuerza.

Yoani Sánchez

La cibermercenaria y bloguera cubana Yoani Sánchez, es tan solo un medio “fabricado”, lo cual ha dejado bien claro el periodista Salim Lamrani, en varios reportajes sobre ella. Lamrani ha dejado al descubierto la falsedad de la supuesta repercusión de la Sánchez, cuando denunció que cerca de 50 mil seguidores de Yoani son en realidad cuentas fantasmas o inactivas, que crean la ilusión de que la bloguera cubana goza de una gran popularidad en las redes sociales.[ref]¿Quién está detrás de Yoani Sánchez?[/ref]

Carlos Serpa Maceira, el agente Emilio de la Seguridad Cubana, dejó al descubierto las relaciones de Yoani con las Damas de Blanco y la Sección de Intereses de los Estados Unidos en la Habana, demostrando como los medios extranjeros, principalmente los radicados en Miami, publican cualquier tipo de información que les hicieran llegar blogueros y contrarrevolucionarios como Yoani, sin ningún tipo de verificación.[ref]Siempre habrá un Emilio[/ref]

Si personas como estas, a lo largo de la historia y en la actualidad, son las encargadas de velar por el mantenimiento de la paz mundial, cualquier día las palomas blancas serán declaradas en peligro de extinción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.