Barcos fantasmas: Mito y realidad

El Holandés Errante

El Holandés Errante (Recreado en el filme "Piratas del Caribe")

El pasado viernes un avión canadiense que patrullaba la costa oriental del país descubrió flotando frente a Columbia Británica un pesquero japonés que se encontraba a la deriva desde que un gran tsunami azotara Japón en marzo de 2011.

El buque completamente oxidado pero aún flotando, forma parte de los 25 millones de toneladas de escombros flotantes que dejó el siniestro y se suma a una historia de navíos fantasmas que han surcado los océanos desde la antigüedad, despertando la imaginación de marineros y hombres de tierra firme.

Los cuentos marineros hablan de buques que aparecen como espectros en medio de la nada y luego se desvanecen. Muchos consideran estas “apariciones” como un presagio de mala suerte. Algunas de las historias que rodean estos navíos reales o ficticios son en verdad truculentas:

El “Caleuche”, que según la leyenda aparece todas las noches cerca de la isla de Chiloé en Chile es uno de los buques fantasmas más famosos. De acuerdo con la leyenda local, el barco navega por las aguas de ese área, llevándose con él las almas de toda la gente que se ha ahogado en el mar.

SS Valencia

El SS Valencia

El “SS Valencia” se hundió en 1906 frente a las costas meridionales de la isla Vancouver con 108 pasajeros a bordo. El hallazgo de varios botes salvavidas del mismo, incluso con largos años de diferencia luego del hundimiento, ha sido motivo de las más locas teorías y avistamientos en la historia de los barcos fantasmas.

En 1947 el servicio de guardacostas de Estados Unidos informó haber intentado remolcar el “Ourang Medan”, un carguero holandés, luego de recibir una misteriosa llamada de auxilio procedente del mismo. Cuando los socorristas abordaron el barco encontraron muerta a toda la tripulación en las posiciones más grotescas. Luego se desató un gran incendio en la bodega que obligó a evacuar el barco que estalló y se hundió. La historia de las muertes del “Ourang Medan” ha tratado de ser explicada de varias formas, desde quienes afirman que la muerte de la tripulación se debió a la inhalación de sustancias venenosas que el buque transportaba de forma ilegal, hasta a la presencia de OVNIS. Muchos niegan, incluso, la existencia del buque y afirman que todo se trata de un gran embuste sensacionalista.

Pero el más famoso de todos los buques fantasmas es sin dudas el “Holandés Errante“. Su primera mención data del siglo XVIII en el libro de George Barrington y desde entonces han sido muchos los avistamientos del buque. El “Holandes Errante” se hundió en medio de una tormenta en el cabo de Buena Esperanza cuando su capitán Van der Decken se empeñó en cruzarlo a pesar del mal tiempo. El barco según la leyenda marinera fue sentenciado a navegar por los océanos por toda la eternidad.

Aunque en los mencionados anteriormente la fantasía se mezcla con la realidad para dar vida al rico folklore marinero, en realidad los barcos “fantasmas” son un un fenómeno con raíces más terrenales que lo que se supone regularmente. Son en realidad el resultado de algún fenómeno meteorológico inesperado que lanza el buque a la deriva, como en el caso del pesquero japonés, o a fallas mecánicas que obligan a la tripulación a abandonarle, e incluso pueden ser el resultado de trágicos accidentes que aniquilen toda vida sobre el navío.

Baychimo atrapado en el hielo

El Baychimo atrapado en el hielo ártico

Se puede citar el caso de la goleta norteamericana “Wyer C. Sargent” que fue abandonada por su tripulación en marzo de 1891 durante un temporal ante el temor de que se estrellara contra los arrecifes de la costa y se fuese a pique. La goleta no llegó a hundirse y estuvo a la deriva hasta 1894 en que fue avistada por última vez por un navío británico.

Aún más sorprendente es la historia del Baychimo (un buque construido en Suecia en 1914), que quedó atrapado en el hielo ártico y fue abandonado por su tripulación en 1931. Por más tres décadas permaneció abandonado sin que pudiera ser reabordado. Su último avistamiento ocurrió en 1969. Luego de esta fecha no volvió a ser localizdo, por lo que posiblemente se quebró y hundió.

Y misteriosa es la historia del carguero sudcoreano Jian Seng que fue abordado por las autoridades australianas en marzo de 2006 cuando se encontraba completamente a la deriva en el Golfo de Carpentaria sin presencia humana a bordo. Nunca se pudo determinar el destino de la tripulación y finalmente fue hundido en aguas profundas luego de comprobarse que no suponía un peligro medioambiental.

1 comentario

  1. ja… a ver si ahora se crea alguna leyenda con el Kursk… que no es para menos…

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.