La gran familia de EcuRed

[singlepic id=129 w=320 h=240 float=left]“Subir montañas, hermana hombres”, reza una máxima martiana. Llegar a casi 88 mil artículos en EcuRed, a  poco más de un año desde su lanzamiento oficial, ha implicado el desvelo de cientos de personas, jóvenes casi todos, que han puesto su empeño y amor en esta noble tarea. Recopilar conocimiento para ponerlo al alcance de todo aquel que lo necesite, es tan loable como educar, ya que se pone en manos de estudiantes y profesores valiosa información con un alto grado de confiabilidad.

El pacto entre esta aguerrida tropa quedó firmado desde el pasado 27 de abril, cuando decenas de colaboradores de EcuRed pudimos estrechar nuestras manos o darnos el primer beso de amistad ese día. Pocos nos conocíamos desde antes personalmente. Para muchos eramos solo un texto en la mensajería instantánea o una foto en las redes sociales. El Primer Festival de Colaboradores de EcuRed cambió esa realidad y nos acercó mucho más. La montaña seguía empinada, pero nadie estaba solo, nadie se quedaría atrás por falta de ayuda.

Ese primer día fue intenso, las intervenciones eran escuchadas con interés, las ideas eran intercambiadas para provecho de todos, muchas dudas se aclararon. Aquellos que pensábamos tenían un carácter diferente, ya sea por sus responsabilidades en la enciclopedia, por su edad u otro motivo, se mostraron como lo que son, buenos cubanos con una jarana en el momento oportuno, pero con la decisión de continuar con la ardua tarea que es hacer crecer a EcuRed con la calidad en los contenidos que sus lectores necesitan.

El sábado 28 fue memorable. Ya eramos una gran familia. La visita al Colegio San Gerónimo de La Habana y el posterior recorrido por el casco histórico llevó a más de uno a hacerse la pregunta: ¿Ya este contenido está en EcuRed? Es que el deseo de compartir el conocimiento que vamos adquiriendo es casi un vicio. Conocimiento con todos y para todos, como el eslogan de la enciclopedia. La tarde de sábado trajo consigo el debate más intenso. Los retos y las dificultades que impiden consolidar más el trabajo fueron expuestos. Todos queremos trabajar más, pero a veces no todo se logra a golpe de voluntad.

Nacieron nuevas ideas, se propusieron estrategias, pero al final, lo más importante, conocimos el lado más humano de este proyecto: las personas.

Ya más que colegas somos hermanos todos aquellos que asistimos al encuentro. Muchos añoran el próximo, todos lo deseamos. Las palabras más elocuentes las dijo una de las asistentes al evento en su cuenta en Facebook, luego de añadir una foto del grupo. Con lágrimas en los ojos escribió:

Siento en este momento la nostalgia mas grande que he tenido, siento placer de haber conocido a algunos que solo tuve el gusto de hablarles por el jabber o por la propia página de discusión, gusto de volver a ver a otros que los veía en pequeños ratitos los días de la reunión de moderadores, y satisfecha de tener a 2 de ustedes siempre conmigo… pero siento tristeza porque estos días han sido mas que especiales, yo diría que increíbles, pensé que solo podría haber entre nosotros una relación con el mismo fin, pero pude darme cuenta de que mas que solo eso hubo compenetración, hubo química… Saben ?? solo ha pasado unos días de haberlos dejado de ver y ya deseo que llegue el ABRIL del año que viene, deseo aunque en esta lejanía poder contar con ustedes y ustedes hagan lo mismo, quiero que se cuiden mucho y que no dejen detrás lo que una vez nos unió y que no nos separará… “La EcuRed”… , los hecho de menos y los admiro muchísimo a todos, sin diferencia alguna… Un beso bien grande

La foto de la despedida

Todo quedó dicho, solo estamos ansiosos porque llegue la próxima ocasión para reunirnos.

2 comentarios

    • Mayara Cabrera Martínez on 10 mayo, 2012 at 14:14
    • Responder

    Me conmueven esas palabras… realmente somos una gran familia

  1. Bravo por nuestro Primer Festival!

    No podrán las palabras describir la grandeza de este primer festival, soy de los que cree que experiencias como esta nunca podrán olvidarse. Vendrán otros festivales (de eso estoy seguro), pero como el primero ninguno, pues conformamos una gran familia que como bien me he referido en varias ocasiones, hay que mantener y cuidar como “la niña de nuestros ojos”.

    Los días se fueron volando, cada hora y cada minuto fue valioso. Me parece mentira que tan solo dos días nos hayan dejado llenos de optimismo y confianza en el futuro.

    “Ahora somos una gran familia”, sabias palabras de Arián. Sé que esa conclusión al igual que yo, la tienen todos aquellos que estuvieron allí y también los que por cualquier causa no pudieron estar entre nosotros, pero sé que se saben identificar la grandeza de lo que se contruyó el 27 y 28 de abril.

    Ahora vamos X más! Vamos por un mejor Ecured! El camino solo es cuesta arriba.

    ADELANTE ECURED!

Deja un comentario

Your email address will not be published.